La Esposa Diligente

Está atenta a todo lo que ocurre en su hogar,
y no sufre las consecuencias de la pereza. –
Proverbios 31:27

La esposa virtuosa se esmera por cuidar y servir a su familia. Ella es hacendosa y servicial. Está muy tatenta a lo que ocurre en su hogar, de tal modo que evita las consecuencias de la pereza. Se esfuerza para que su familia experimente la bendición de saberse y sentirse amados.

El hecho de pasar mucho tiempo en el hogar puede llevarnos a la frustración por la gran cantidad de tareas que hay que hacer. También puede llevarnos a ser tentadas por la pereza. Dejarnos arrastrar por cualquiera de estos dos extremos puede ser perjudicial. La frustración te lleva a la queja y la queja afecta el ambiente del hogar, además de que aleja tu corazón de la gratitud. Por su parte, la pereza te empuja hacia el desánimo, lo cual evita que seas productiva y termina trayendo consecuencias negativas, tanto en tus relaciones familiares como en el manejo del hogar.

El servir a nuestra familia es una expresión de amor, es seguir el ejemplo de Jesús que cuando estuvo con sus discípulos antes de la última cena, lavó sus pies para enseñarles que había venido a servir. Cuando somos diligentes en servir al esposo y a los hijos, estamos cultivando semillas valiosas que producirán gratitud, compasión, responsabilidad y también un anhelo de servir en los corazones de ellos.

La Biblia es consistente en su llamado a servir y nos enseña que hay muchas formas de hacerlo. Puede ser algo tan discreto como la oración, como algo tan extraordinario como preparar una cena especial para tu familia o pintar la habitación de tu hija. La rutina de la vida incluye múltiples actos que realizamos a diario. Los podemos ver como una carga (a todas nos ha ocurrido) o los podemos ver como oportunidades para servir a los prójimos que más cerca tenemos (el esposo y los hijos) .

Pues ustedes, mis hermanos,
han sido llamados a vivir en libertad; pero no usen esa libertad para satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa. Al contrario, usen la libertad para servirse unos a otros por amor. –
Gálatas 5:13

Conocer nuestro valor, libertad, dignidad e identidad como esposas es sumamente importante para poder tener la perspectiva correcta cuando hablamos de servir. Recordemos que la Biblia llama a la esposa un tesoro (“El hombre que halla esposa encuentra un tesoro, y recibe el favor del Señor.” – Proverbios 18:22). También nos dice que la esposa virtuosa es fuente de bien para su esposo todos los días (Proverbios 31: 12).

Estas verdades expresadas en la Palabra de Dios nos dan la libertad de servir con amor y ser diligentes en el manejo del hogar. Entender esto nos lleva a esforzarnos para que nuestras relaciones hogareñas no sufran las consecuencias de la pereza. Quizás estamos dedicando mucho tiempo a cosas o actividades que nos desconectan del esposo y de los hijos. Eso provoca que las relaciones se vayan deteriorando.  Somos llamadas a ser diligentes, a estar atentas a lo que ocurre en la casa. Eso incluye observar cómo se sienten los demás miembros de la familia, escuchar con interés y ver de qué formas les podemos ayudar.

Procuremos servir a nuestra familia de tal manera que experimenten el amor de Dios y sean inspirados a acercarse a Él. Es maravilloso poder seguir el ejemplo de servicio que nos dio Jesús y confiar que producirá buen fruto en nuestros hogares.

Y todo lo que hacéis,
sea de palabra o de hecho, 
hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias a Dios Padre por medio de él.Colosenses 3:17

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: