La Esposa y el Dominio Propio

El dominio propio nos ha sido dado por Dios para que podamos tener la disciplina necesaria para controlar nuestras emociones. Cuando actuamos de acuerdo con lo que dice la Palabra, logramos edificar un hogar armonioso y un matrimonio saludable que honra a Dios.