El Apoyo de la Esposa

La relación matrimonial se fortalece cuando los cónyuges se apoyan mutuamente. El apoyo de parte de la esposa es parte de la valiosa misión para la cual Dios la diseñó. Es un privilegio poder reflejar la imagen de Dios de la forma que Él lo ha planificado para nosotras, glorificándole a través de nuestros matrimonios.

La Esposa Deliberada

El matrimonio se fortalece cuando obramos de acuerdo con la voluntad de Dios. Cuando queremos que nuestra relación crezca, deliberadamente hacemos lo correcto. Al afirmar al cónyuge resaltando sus cualidades positivas, estamos dando pasos hacia una relación más madura. Podemos confiar en que Dios, que es quien da el crecimiento, hará germinar las semillas que sembremos en nuestro matrimonio.

La Esposa y el Perdón

El perdón es esencial para que una relación pueda crecer saludablemente. Es necesario entender que el perdón debe formar parte de la vida diaria en el hogar para que las pequeñas cosas que a veces causan irritación en las relaciones no terminen lastimando profundamente el matrimonio. Solo a través del perdón podemos alcanzar la armonía en el hogar.

La Esposa – Alimentando el hogar

En el hogar es donde se nutren las relaciones. Cuando utilizamos los dones, talentos y habilidades que Dios nos ha dado para bendecir a nuestra familia, estamos brindándoles el alimento espiritual que les es provechoso para la vida.

La Esposa – Cuidando el Corazón

El corazón abriga nuestros pensamientos, emociones y actitudes. La Biblia nos aconseja que lo guardemos como una fuente de vida. Dios nos llama a examinar el corazón para que podamos someter lo a Él. Nuestro comportamiento y nuestras palabras son transformados cuando permitimos que la Palabra de Dios nos guíe. De esa misma manera, también los matrimonios pueden ser transformados.

La Esposa y la Santificación

Durante el transcurso del matrimonio, hay momentos en los que nos gustaría “mejorar” al esposo para que piense o actúe de la manera que nosotras queremos. Pero la realidad es que somos imperfectas y no estamos llamadas a cambiar el carácter del esposo, sino amarlo, respetarlo y confiar que el Espíritu Santo lo transforme para que se parezca más a Cristo.

La Esposa Asertiva

Por lo general, a las esposas les gusta mantener la comunicación al día en su hogar. Ser asertivas es esencial para que la buena comunicación fluya, se puedan resolver conflictos y se mantenga un clima de respeto en el matrimonio y la familia.

La Esposa Trabajadora

El pasaje de Proverbios 31:10-31 nos dibuja un cuadro de la mujer virtuosa y su trabajo. Hay muchas lecciones que aprender a través de esta porción bíblica. ¡Démosle un vistazo para descubrir algunas de ellas!

La Esposa – Disfrutando el Presente

Dios nos dio la capacidad de entender que hay un pasado, un presente y un futuro, pero no podemos comprender todo lo que Dios ha hecho en la eternidad. Quizás por eso en ocasiones se nos hace difícil disfrutar el presente con todo lo que implica y nos aferramos a las memorias del pasado o nos enfocamos en soñar con el mañana. Por la gracia de Dios, podemos aprender a deleitarnos en la etapa que estamos viviendo, aprovechando al máximo lo que Él desea mostrarnos.

La Esposa en Cantares

El libro poético de Cantar de los Cantares en la Biblia describe a través de hermosos versos el amor entre el esposo y la esposa. A Dios le complació que fuera parte de la Biblia y Él siempre tiene un plan para todo lo que hace. Parte de ese plan es que podamos aprender y aplicar lo que leemos en Su Palabra.