La Esposa – Disfrutando el Presente

Dios nos dio la capacidad de entender que hay un pasado, un presente y un futuro, pero no podemos comprender todo lo que Dios ha hecho en la eternidad. Quizás por eso en ocasiones se nos hace difícil disfrutar el presente con todo lo que implica y nos aferramos a las memorias del pasado o nos enfocamos en soñar con el mañana. Por la gracia de Dios, podemos aprender a deleitarnos en la etapa que estamos viviendo, aprovechando al máximo lo que Él desea mostrarnos.

El Llamado de la Esposa

Al reconocer el llamado que Dios ha hecho a la esposa, nuestra perspectiva cambia. El anhelo de nuestro corazón es nutrir nuestras relaciones para que en nuestro matrimonio y hogar se refleje el amor de Dios.

La Esposa – Al iniciar el Nuevo Año

Al comenzar el año con esperanza de alcanzar nuevas metas, necesitamos poner nuestra confianza en Dios con la seguridad de que Él cumplirá Su propósito en nuestras vidas. La esposa que deposita en Dios su confianza y depende de Él, experimentará crecimiento consistente en su vida y en sus relaciones.

La Esposa y la Navidad

La Navidad nos habla de esperanza. Puede que este año, celebremos de forma diferente, pero el significado de la Navidad sigue siendo valioso. Que las circunstancias que estamos enfrentando no desvíen nuestro enfoque de Cristo.

La Esposa – Superando el Temor

El temor nos asedia a diario, y si sometemos nuestra mente a él, podemos llegar a aislarnos de tal manera que lastimemos nuestras relaciones. La Biblia nos enseña que el amor echa fuera el temor. El amor de Dios nos acerca a Él y al prójimo. Cuando mostramos amor, testificamos de Cristo y llevamos esperanza a los demás.

La Esposa Dadivosa

Estamos comenzando la maravillosa temporada navideña. La acción de dar es una de las que más se pone en práctica durante esta época. La razón por la que experimentamos el deseo de ser dadivosos es Cristo, el mayor y mejor regalo que ha recibido la humanidad.

La Eposa y la Gratitud

Este año, la celebración del Día de Acción de Gracias fue diferente debido a la pandemia, pero la voluntad de Dios es que demos gracias en todo. En la vida, enfrentamos situaciones difíciles y tiempos de angustia durante los que pudiéramos pensar que no hay nada por lo que agradecer. Sin embargo, la actitud de gratitud provoca que el ambiente de nuestros hogares sea transformado y que exalta la gloria de Dios.

La Esposa y el Futuro

Muchas personas tienden a preocuparse por el futuro. Se trazan metas y planes con la esperanza de que todo salga bien. La realidad es que no podemos controlar el futuro, pero sí podemos confiar en Dios que es el dueño del mañana.

La Esposa y la Gracia

La gracia de Dios es el mayor regalo que podemos recibir en nuestras vidas. La gracia es provoca una transformación en nosotras, lo cual impacta nuestras relaciones. La gracia es la única esperanza para lograr relaciones saludables.