La Esposa – Renovando el entusiasmo

Parte de lo que edificamos en esta vida es nuestro matrimonio y familia. Es un trabajo arduo y continuo, pero lleno de bendición. Merece ser hecho con entusiasmo. El entusiasmo o fervor nos lleva a disfrutar lo que Dios nos permite ser y hacer.

La Esposa y la bendición de ver a los hijos crecer

Los hijos son una bendición y criarlos es una aventura maravillosa. Cada etapa es especial y verlos crecer para convertirse en adultos es un privilegio. Siempre seremos mamá y papá para ellos, lo cual significa que tenemos la responsabilidad de seguir dándoles buen ejemplo y guiándolos hacia Cristo.

La Esposa – Caminando hacia la Madurez

Con el paso de los años en el caminar cristiano, nos vamos dando cuenta de que la vida se trata de glorificar a Dios en todo. Cada rol que asumimos y cada tarea que hacemos debe tener como meta la gloria de Dios. No se trata de nosotras, se trata de honrar a Cristo y dar Su nombre a conocer en nuestra familia, en nuestro matrimonio y en nuestra comunidad.

La Esposa – Disfrutando el Presente

Dios nos dio la capacidad de entender que hay un pasado, un presente y un futuro, pero no podemos comprender todo lo que Dios ha hecho en la eternidad. Quizás por eso en ocasiones se nos hace difícil disfrutar el presente con todo lo que implica y nos aferramos a las memorias del pasado o nos enfocamos en soñar con el mañana. Por la gracia de Dios, podemos aprender a deleitarnos en la etapa que estamos viviendo, aprovechando al máximo lo que Él desea mostrarnos.

La Esposa y la Gracia

La gracia de Dios es el mayor regalo que podemos recibir en nuestras vidas. La gracia es provoca una transformación en nosotras, lo cual impacta nuestras relaciones. La gracia es la única esperanza para lograr relaciones saludables.