La Esposa y la bendición de ver a los hijos crecer

Los hijos son una bendición y criarlos es una aventura maravillosa. Cada etapa es especial y verlos crecer para convertirse en adultos es un privilegio. Siempre seremos mamá y papá para ellos, lo cual significa que tenemos la responsabilidad de seguir dándoles buen ejemplo y guiándolos hacia Cristo.

La Esposa – Frente a las Transiciones de la Vida

La vida matrimonial tiene diferentes etapas. Dios diseñó el matrimonio para que los cónyuges se acompañen por el camino mientras enfrentan juntos los desafíos de cada etapa de la vida.

La Esposa – Cuidando el Corazón

El corazón abriga nuestros pensamientos, emociones y actitudes. La Biblia nos aconseja que lo guardemos como una fuente de vida. Dios nos llama a examinar el corazón para que podamos someter lo a Él. Nuestro comportamiento y nuestras palabras son transformados cuando permitimos que la Palabra de Dios nos guíe. De esa misma manera, también los matrimonios pueden ser transformados.

La Esposa y la Santificación

Durante el transcurso del matrimonio, hay momentos en los que nos gustaría “mejorar” al esposo para que piense o actúe de la manera que nosotras queremos. Pero la realidad es que somos imperfectas y no estamos llamadas a cambiar el carácter del esposo, sino amarlo, respetarlo y confiar que el Espíritu Santo lo transforme para que se parezca más a Cristo.