La Esposa y la Santificación

Durante el transcurso del matrimonio, hay momentos en los que nos gustaría “mejorar” al esposo para que piense o actúe de la manera que nosotras queremos. Pero la realidad es que somos imperfectas y no estamos llamadas a cambiar el carácter del esposo, sino amarlo, respetarlo y confiar que el Espíritu Santo lo transforme para que se parezca más a Cristo.

La Esposa – Aprendiendo sobre la Voluntad de Dios

Dios tiene un plan y un propósito para todo. Él diseñó el matrimonio para que brinde gloria a Su nombre al reflejar el amor de Cristo por Su Iglesia. Para hacer la voluntad de Dios en nuestro matrimonio, necesitamos seguir el ejemplo de Jesús.

La Esposa y la Mentalidad de Cristo

Filipenses 2 nos hace un llamado a que tengamos la mentalidad de Cristo en nuestras relaciones. Al leerlo, se nos exhorta a servir y a ser humildes siguiendo el modelo de Jesucristo. ¿Cómo podemos manifestar la actitud de Cristo en nuestros hogares? ¿Cómo es impactado nuestro matrimonio cuando seguimos el modelo de la manera de pensar de Cristo?

La Eposa y la Gratitud

Este año, la celebración del Día de Acción de Gracias fue diferente debido a la pandemia, pero la voluntad de Dios es que demos gracias en todo. En la vida, enfrentamos situaciones difíciles y tiempos de angustia durante los que pudiéramos pensar que no hay nada por lo que agradecer. Sin embargo, la actitud de gratitud provoca que el ambiente de nuestros hogares sea transformado y que exalta la gloria de Dios.

La Esposa y la Gracia

La gracia de Dios es el mayor regalo que podemos recibir en nuestras vidas. La gracia es provoca una transformación en nosotras, lo cual impacta nuestras relaciones. La gracia es la única esperanza para lograr relaciones saludables.