La Esposa – Aprendiendo sobre la Voluntad de Dios

Dios tiene un plan y un propósito para todo. Él diseñó el matrimonio para que brinde gloria a Su nombre al reflejar el amor de Cristo por Su Iglesia. Para hacer la voluntad de Dios en nuestro matrimonio, necesitamos seguir el ejemplo de Jesús.

La Esposa Asertiva

Por lo general, a las esposas les gusta mantener la comunicación al día en su hogar. Ser asertivas es esencial para que la buena comunicación fluya, se puedan resolver conflictos y se mantenga un clima de respeto en el matrimonio y la familia.

La Esposa y la Enseñanza Bíblica

Ante la gran cantidad de mensajes que recibimos a diario que nos motivan a seguir diferentes líneas de pensamiento, tenemos que hacernos la pregunta: ¿Qué dice la Biblia sobre esto? ¿Cómo compara o contrasta con la enseñanza bíblica?

La Esposa – Comunicando Sin Palabras

La comunicación es importante en una relación, pero no solo comunicamos con nuestras palabras. ¿Qué mensaje estamos comunicando con nuestras actitudes, acciones y gestos?

La Esposa – Hablando Palabras de Afirmación

¿Cuán intencionales somos expresando palabras de afirmación en nuestro hogar? ¿Conocemos la importancia de éstas y su significado? La Biblia nos instruye sobre cómo debemos hablar. Cuando obedecemos la instrucción bíblica, estamos sembrando el bien y en el tiempo de Dios, cosecharemos buen fruto.

La Esposa y la Paciencia

Las relaciones son instrumentos que Dios utiliza para pulirnos, para que maduremos y crezcamos. El matrimonio es uno de los medios que Dios usa para enseñarnos paciencia y practicarla en nuestra interacción con el esposo.

La Esposa – El valor de la Amistad en el Matrimonio

¿Es posible la amistad entre los cónyuges? ¿Trae algún beneficio cultivar la amistad en el matrimonio? Compartir, disfrutar experiencias agaradables y caminar juntos a través de la vida son caractarísticas esenciales de la amistad. ¿No son esas cosas importantes y necesarias también para el matrimonio?

La Esposa y las obras

Cuando pensamos en buenas obras, quizás nos enfocamos en ayudar a los necesitados, servir en la Iglesia y/o en la comunidad, y todas esas son obras buenas que Dios pone en nuestro corazón hacer. Pero las buenas obras incluyen lo que hacemos en el hogar, el trato al esposo. Nuestras actitutes, intenciones y acciones deben estar alineadas. Necesitamos de Dios y de Su Palabra para lograr este objetivo efectivamente.