La Esposa y las obras

“Nosotros somos obra de Dios,
creados en Jesucristo para realizar las buenas obras
que Dios ya planeó de antemano para que nos ocupáramos de ellas.” – Efesios 2:10

Uno de mis versículos bíblicos favoritos es Efesios 2:10. Cuando medito en este verso, puedo percibir lo glorioso de Dios. Primero, nos creó (somos hechura suya, su obra maestra); segundo, nos salvó (creados en Cristo Jesús); y, tercero, planificó las buenas obras que nos tocará hacer. Este verso expresa que la gloria es totalmente de Dios. No podemos atribuirnos ni las buenas obras que hacemos, porque ni siquiera se nos ocurrieron a nosotras, Él las planificó de antemano. ¡Qué grande es Dios!

Cuando pensamos en buenas obras, quizás nos enfocamos en ayudar a los necesitados, servir en la Iglesia y/o en la comunidad, y todas esas son obras buenas que Dios pone en nuestro corazón hacer. Pero como dice Martha Peace en su libro La Esposa Excelente, parte de las buenas obras que Dios ha preparado para la esposa incluyen “lo que hace en su relación con el esposo, sus motivos y las actitudes de su corazón”. Así que, nuestro hogar es el centro de acción en el cual Dios nos ha colocado para que ejecutemos una gran parte de esas buenas obras que Él preparó para nosotras.

Su esposo confía totalmente en ella,
¡y cómo no le habrá de beneficiar!
– Proverbios 10:11

Es como resultado del buen trato de una esposa virtuosa que el corazón del esposo puede confiar en ella y es beneficiado. Caminar en las buenas obras preparadas por Dios de antemano es la única manera en la que una esposa puede ser fuente de bien cada día de su vida. Conocer esta verdad nos hace descansar al saber que no depende de nuestras propias capacidades sino de que Dios ha provisto de su bondad para que podamos hacer el bien.

Recordemos que la actitud, la intención y la acción deben estar alineadas. Al volver a leer y meditar sobre la porción bíblica de la mujer virtuosa en Proverbios 31:10-31, se puede ver una actitud de servicio, de aprecio por la familia, de respeto al esposo, de consideración a los demás, de generosidad, entre otras. En todas las ocasiones que he leído esta porción bíblica, no he podido encontrar una muestra de mala actitud de parte de la esposa virtuosa. Ella se encarga de sus responsabilidades, sin estar señalando lo que hacen, o no hacen, los demás. ¡Qué mucho se puede aprender de esta mujer!

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?
Porque su estima sobrepasa largamente a la de

las piedras preciosas. –
Proverbios 31:10

Pero sobre todas las cosas, la esposa virtuosa es una mujer que honra a Dios. Estamos llamadas a ser como Dios quiere que seamos, que amemos Su Palabra y que caminemos en el camino que Él preparó para nosotras. Cuando lo hacemos, estamos dando gloria a su nombre. En la Biblia, Dios nos muestra Su gracia salvadora y también nos capacita para que nuestros corazones sean sensibles a Su voz. Respondamos a Su bondad viviendo de acuerdo con el maravilloso diseño que Él estableció para nuestras vidas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: